Una fotografía, un logo, un diseño, casi cualquier elemento gráfico puede ser representado en la superficie de la envolvente de un edificio transformándolo en un producto exclusivo y singular.